Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para una mejor experiencia y servicios. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información, visite nuestra Política de Cookies

El galvanizado es un proceso que se logra a través de la inmersión de los materiales en un baño de zinc, fundido a 450°C. El galvanizado por inmersión en caliente permite un recubrimiento de zinc, que no sólo se deposita sobre la superficie, sino que forma una aleación zinc hierro de gran resistencia a los distintos agentes de corrosión de la atmósfera, el agua o el suelo.

GALVASA S.A., una empresa de capitales nacionales, participa desde hace treinta años en el mercado del galvanizado por inmersión en caliente. Nuestra planta de producción, de 2.000 m2, está ubicada a pocas cuadras de la ruta Panamericana (Autopistas del Sol; Acceso Norte), en la localidad de Munro, partido de Vicente López, lo que permite un muy fácil acceso a la misma, tanto desde la Capital Federal como desde el interior del país.  

 

EL GALVANIZADO POR INMERSIÓN EN CALIENTE OFRECE:

Mayor vida útil de los productos:

  • Un producto, galvanizado por inmersión, tiene una vida útil que varía entre 30 a 40 años, dependiendo del grado de exposición.

 

Sin costo de mantenimiento:

  • Una vez galvanizado, no es necesario pintar ni realizar ningún tipo de mantenimiento.

 

Bajo costo inicial:

  • El costo de galvanización es bajo comparado con los restantes métodos de protección.

 

Versatilidad:

  • El proceso de inmersión permite galvanizar productos de una variada gama de tamaños y formas.

 

Mayor espesor y resistencia de capa:

  • La aleación que se logra da una gran resistencia a golpes y raspaduras, derivados de los movimientos o instalaciones.

 

Garantía de recubrimiento:

  • El galvanizado por inmersión asegura un recubrimiento de toda la pieza, por dentro y por fuera.

 

Triple protección:

  • 1. Barrera física: El recubrimiento posee mayor dureza y resistencia que cualquier otro tipo de recubrimiento.
  • 2. Protección electroquímica: Con el paso del tiempo se forma una fina capa de óxido de zinc que actúa como aislante del galvanizado.
  • 3. Autocurado: Ante raspaduras superficiales, se produce un taponamiento por reacción química de la superficie dañada.

Más información sobre el producto Galvanizado por inmersión en caliente

Permite proteger piezas de formas muy complicadas y tamaños muy diversos: desde tornillos hasta cisternas, vigas maestras, etc.

El galvanizado por inmersión en caliente es un proceso industrial destinado a proteger -contra la corrosión- a una gran variedad de productos de hierro o acero.

Este proceso se logra a través de la inmersión de los materiales en un baño de zinc, fundido a 450°C. El galvanizado por inmersión en caliente permite un recubrimiento de zinc, que no sólo se deposita sobre la superficie, sino que forma una aleación zinc hierro de gran resistencia a los distintos agentes de corrosión de la atmósfera, el agua o el suelo.

Mediante la galvanización en caliente se pueden proteger piezas de formas muy complicadas y tamaños muy diversos: desde tornillos y herrajes hasta cisternas, pilares y vigas maestras de grandes dimensiones.

El galvanizado en caliente presenta un gran número de beneficios:

  • Mayor vida útil de los productos: un producto, galvanizado por inmersión, tiene una vida útil que varía entre 30 a 40 años, dependiendo del grado de exposición.
  • Sin costo de mantenimiento:una vez galvanizado, no es necesario pintar ni realizar ningún tipo de mantenimiento.
  • Bajo costo inicial: el costo de galvanización es bajo comparado con los restantes métodos de protección.
  • Versatilidad: el proceso de inmersión permite galvanizar productos de una variada gama de tamaños y formas.
  • Mayor espesor y resistencia de capa: la aleación que se logra da una gran resistencia a golpes y raspaduras, derivados de los movimientos o instalaciones.
  • Garantía de recubrimiento: el galvanizado por inmersión asegura un recubrimiento de toda la pieza, por dentro y por fuera.
  • Triple protección:
    • 1. Barrera física: el recubrimiento posee mayor dureza y resistencia que cualquier otro tipo de recubrimiento.
    • 2. Protección electroquímica: con el paso del tiempo se forma una fina capa de óxido de zinc que actúa como aislante del galvanizado.
    • 3. Autocurado: ante raspaduras superficiales, se produce un taponamiento por reacción química de la superficie dañada.

Etapas del proceso de galvanizado por inmersión en caliente:                   

  • Recepción
  • Colgado
  • Desengrase
  • Enjuague caliente
  • Decapado
  • Enjuague frío
  • Fluxado
  • Secado
  • Galvanizado
  • Enfriado o apagado
  • Limpieza y cuarentena

Ver producto: Galvanizado por inmersión en caliente